Tribunal Federal Rechaza Ley Anti-Inmigrante Discriminatoria, de Hazleton, Pennsylvania

July 26, 2007

La ACLU recibe el dictamen con beneplácito

PARA SU DIFUSIÓN INMEDIATA
CONTACTO: media@aclu.org

HAZLETON, Pennsylvania -- En lo que es el primer fallo en un juicio de este tipo, un tribunal federal ha declarado como anti-constitucional una ordenanza local que pretendía castigar a los caseros y patrones que tuvieran tratos comerciales con los inmigrantes indocumentados. El fallo sin precedente, respecto a la impugnación de la ordenanza anti-inmigrante de Hazleton, sostuvo que la ordenanza no se puede aplicar.

“Estamos agradecidos que el juez haya reconocido que las leyes municipales como las de Hazleton son anti-constitucionales. El expediente del caso demostró que dichas ordenanzas se basan en la propaganda y el engaño,” dijo Vic Walczak, Director Jurídico de la ACLU de Pennsylvania, y uno de los abogados principales del caso. “Las leyes como la de Hazleton fueron diseñadas para hacerles la vida imposible a millones de inmigrantes. Dichas leyes fomentan la desconfianza hacia todos los extranjeros, incluyendo aquellos que se encuentran aquí legalmente, y alientan la xenofobia y la discriminación, especialmente hacia los latinos.”

La demanda que se entabló a nombre de los residentes, los caseros y los dueños de negocios de Hazleton, por parte de la ACLU de Pennsylvania, el Fondo Puertorriqueño de Defensa Legal y Educativo, el Proyecto de Justicia Comunitaria y el despacho jurídico Cozen O’Connor.

En el fallo de hoy, el juez James M. Munley declaró, “No podemos afirmar con suficiente claridad que las personas que ingresan a este país sin autorización legal no pierden de inmediato sus derechos, tan solo por este único acto...La Suprema Corte de los Estados Unidos ha interpretado que [la decimocuarta enmienda] se aplica a todas las personas que se encuentran presentes en los Estados Unidos, sin importar si nacieron aquí, si inmigraron aquí por medios legales, o si quebrantaron las leyes federales para ingresar al país.”

La ACLU y sus abogados adjuntos alegaron con éxito que las leyes anti-inmigrantes como la de Hazleton son anti-constitucionales, porque usurpan las políticas federales respecto a la inmigración, además de que dejan de proporcionar a las personas las protecciones debidas en cuanto a procedimientos, antes de que sean despedidas o desalojadas, por lo que quebrantan las leyes federales de los derechos civiles.

“Dicho fallo asesta un duro golpe al movimiento anti-inmigrante y refuerza los importantes principios constitucionales más allá del pequeño poblado de Hazleton. Los dirigentes políticos, como el alcalde Barletta, deben dejar de usar a los inmigrantes indocumentados como chivos expiatorios de todos los problemas que enfrentan nuestras comunidades a nivel local,” dijo Anthony D. Romero, Director Ejecutivo de la ACLU. “Es hora de dejar de fomentar la discriminación y las políticas equivocadas para que podamos unirnos y encontrar una solución nacional a la problemática de la inmigración en nuestro país.”

Durante las dos semanas que duró el juicio, los funcionarios de Hazleton alegaron que los inmigrantes indocumentados son los responsables de que haya aumentado la delincuencia a nivel local. Pero la evidencia presentada durante el juicio rechazó ese alegato y demostró que durante los últimos 30 años, los inmigrantes indocumentados tenían las tasas de encarcelamiento más bajas entre los hombres jóvenes de cada grupo étnico. Un estudio realizado en el 2002 demostró que las tasas de encarcelamiento entre hombres nacidos en los Estados Unidos eran 5 veces más altas que las de los hombres nacidos en el extranjero.

La ACLU está vigilando de cerca a otras ciudades y poblados que están contemplando promulgar ordenazas similares a la de Hazleton, o que ya lo han hecho, y ya ha presentado varias querellas relacionadas.

“El fallo del día de hoy le envía un mensaje inconfundible a los funcionarios de las localidades de este país, de que estos tipos de ordenanzas son un desperdicio del dinero de los contribuyentes y se contraponen a los valores estadounidenses, además de que quiebran la Constitución,” dijo Omar Jadwat, del Proyecto de los Derechos de los Inmigrantes de la ACLU.

El fallo del día de hoy y más detalles acerca del caso, Lozano v. Hazleton, se encuentran en internet, en la liga: www.aclu.org/hazleton

Además de los abogados arriba mencionados, el equipo jurídico también incluyó a Lucas Guttentag, Lee Gelernt y Jennifer Chang del Proyecto de Derechos de los Inmigrantes de la ACLU.

Statistics image